FANDOM


Joselu M.L 04:57 9 jul 2012 (UTC)

La Eutanasia

Aquí os dejo un trabajo que he realizado para la asignatura Ética Fundamental y aplicada, pero que creo que en cierta manera se encuentra estrechamente relacionado con la cultura, los ideales y las formas de entender la muerte dentro de un grupo o sociedad, espero que os haga reflexionar en cierta manera sobre la cultura de la muerte.

Eutanasia.jpg


INTRODUCCIÓN

La temática que se va a abarcar se trata de un aspecto de la vida que nos engloba a todas las personas, aunque de diferente manera: la muerte. Dentro de este apartado nos centraremos en el aspecto que nos interesa analizar, eutanasia, bastante relacionada con otros conceptos como: ortotanasia y distanasia, los cuales los enfocaremos sobre todo desde el punto de vista ético. Para ello realizaremos un viaje a lo largo del tiempo, comenzando con el concepto de eutanasia,ortotanasia y distanasia; siguiendo con los tipos de eutanasia, con su visión a lo largo de los años teniendo en cuenta diferentes ideologías, poniendo ejemplos y concluyendo en una reflexión al final del análisis.

También intentaremos responder a ciertas preguntas que surgen cuando se tratan temas como el de la eutanasia, entre algunas de ellas la de, se debería respetar o tener en cuenta todas las opiniones cuando se está intentando abanzar a favor de que se dé una eutanasia justa y lo más dulce posible.

A continuación comenzaremos con el análisis previsto, intentando enfocarlo lo más posible desde el punto de vista moral, ya que éste es el aspecto que nos interesa para la asignatura.

'1. 'Concepto de “eutanasia” y ejemplos

Eutanasia según el “Institut Borja de Bioética”: es toda conducta de un médico, u otro profesional sanitario bajo su dirección, que causa de forma directa la muerte de una persona que padece una enfermedad o lesión incurable con los conocimientos médicos actuales que, por su naturaleza, le provoca un padecimiento insoportable y le causará la muerte en poco tiempo. Esta conducta responde a una petición expresada de forma libre y reiterada, y se lleva a cabo con la intención de liberarle de este padecimiento, procurándole un bien y respetando su voluntad.



OMS: acción del médico que provoca deliberadamente la muerte del paciente.

La palabra “eutanasia” proviene del griego eu (bueno) y zánatos(muerte). Hasta el siglo XIX este concepto se entendía como el proceso de aliviar el sufrimiento a los moribundos, pero actualmente se entiende de otra forma diferente, es decir, como el derecho a una muerte digna (ortotanasia). Esta muerte digna viene denominándose como el adelanto de la muerte por motivos de compasión.

En el proceso de eutanasia existen una serie de personas implicadas: el enfermo, la familia, el médico y las autoridades políticas, todas estas tienen un rol fundamental en el proceso, ya que a cada una les afecta de una forma diferente; pero el fin es el mismo, la búsqueda de la mejor muerte para el enfermo.

Concepto de ortotanasia y distanasia

- La ortotanasia o muerte digna, hace referencia directa al concepto de eutanasia, pero tiene una connotación algo diferente; hace referencia a la muerte de una persona, siendo la actuación de las personas encargadas de que el enfermo terminal lleve una muerte dulce y digna, una actuación acorde con las circunstancias y de forma lo más correcta posible, es decir, buscando siempre lo mejor para el afectado.



- Por otro lado nos encontramos con el concepto de distanasia, acuñado recientemente para referirse a ciertas situaciones médicas creadas por el empleo de una nueva técnica terapéutica: la reanimación. “La distanasia consiste, esencialmente, en alejar lo más posible y por todos los medios, el momento de la muerte del enfermo”. Con esta práctica se pretende prolongar lo más posible la vida del enfermo, anciano o moribundo, ya inútiles, desahuciados, sin esperanza humana de recuperación y para ello no solo se utilizan los medios ordinarios, sino también los extraordinarios, muy costosos en sí mismos o en relación con la situación económica del enfermo y la familia.

A continuación expondremos varios ejemplos que nos pueden llevar a pensar si deberíamos de aplicar o no el concepto y el proceso de eutanasia:

- Cuando un sujeto padece una enfermedad crónica e irreversible (el coma), que podría durar años, en unas condiciones de dolor físico y angustia tales, que le parece al enfermo o a quien le representa que no vale la pena seguir viviendo de esta forma.



- Una persona que no ve sentido a su vida debido a una serie de factores internos y externos, a pesar de haber intentado poner solución a través de distintos profesionales, no ha encontrado solución a su problema y prefiere no vivir a seguir viviendo de esa forma.



'2. 'Fundamentación

La muerte es un aspecto de la vida que nos compete a todas las personas, es decir, que tarde o temprano todos experimentamos. Se trata de un periodo que se enmarca tanto dentro de la cultura en general, la cual no solo tiene esta etapa, sino que se compone de muchas más etapas como pueden ser: el nacimiento, desarrollo personal, creación de ideologías y la muerte, entre otros; como de una cultura específica, la cultura de la muerte. Esta última es la que nos interesa en esta ocasión, ya que eutanasia y muerte son dos conceptos unidos entre sí, unidos con un solo fin, el desenlace final de toda una vida.

Tras habernos acercado un poco al concepto de eutanasia, podemos distinguir dos tiposde eutanasia, según actuemos ante el problema:

- La eutanasia pasiva: consiste en no prestar al enfermo los servicios necesarios para mantenerle con vida (retirar los aparatos de cuidados intensivos que prolongan la vida).



- La eutanasia activa: consiste en administrar un tratamiento que provoque directamente el fallecimiento para poner fin a sus sufrimientos.

Si enfocamos este “problema” desde un punto de vista ético, no debemos olvidar que todas las personas tienen el derecho a la vida y a una muerte digna (tal y como recoge la misma ley), es decir, cada persona en cierta manera decide vivir o morir, por ello la eutanasia está tan debatida en la actualidad, y cada vez está más apoyada; por el simple hecho de que quien lleva a cabo la muerte de una persona afectada no es la misma persona, sino un médico.

El proceso de la eutanasia debe ser un proceso analizado de una forma lo más objetiva posible, ya que si lo hacemos de una forma subjetiva, es decir, ateniéndonos solamente a nuestros ideales sobre la muerte a través de la eutanasia, podremos caer en el valor de lo relativo. Si solo tenemos en cuenta lo relativo y no lo universal u objetivo, no estaremos actuando buscando lo mejor para el afectado, sino que actuaremos conforme a como quisiéramos que actuasen si nos hallásemos en ésta situación, es decir analizaríamos la situación conforme a nuestros ideales, no conforme a los del afectado.

Muchos autores a lo largo de los años han querido equiparar eutanasia con suicidio, pero ¿es lo mismo? La respuesta es inminente, estos conceptos no poseen un mismo o similar significado, aunque los dos tengan un mismo desenlace, la muerte. Si comparamos los conceptos, podemos apreciar que en la eutanasia intervienen dos o más personas para el proceso de muerte, en cambio para el suicidio es la misma persona la que lleva a cabo el proceso; aunque en ambas el llevar a cabo esto es decidido por la persona (exceptuando ciertos casos llevados a cabo con la eutanasia en el cual puede elegir la persona responsable porque el afectado no pueda decidir por sí mismo).

- Ya por los años 1600, Francis Bacon aportaba su granito de arena al proceso de evolutivo de la eutanasia, postulando en su libro “Thesecondbook of Francis Bacon of theProficience and Advancement of Learningdivine et human”, una serie de aspectos relacionados con la temática que estamos abarcando. En éste se contempla un estudio crítico sobre la medicina, expresando que compete a esta profesión médica no solo restablecer la salud, sino también aliviar los dolores y angustias propias de las enfermedades, aunque se trate de desahuciados, a los que no se puede brindar sino una muerte fácil y plácida.

Francis Bacon propugna la buena muerte, no teniendo en cuenta los enfermos terminales, cuando añade a las dos funciones reconocidas de la medicina: preventiva y terapéutica, añadiendo una tercera: prolongatio vitae (considerada la más noble de todas).

Éste autor, partidario de la distanasia, reivindica la tarea de prolongar la salud contra cualquier escrúpulo, por lo que la concepción médica y su humanismo le impedirían aprobar una acción violenta, ni siquiera bajo el señuelo de una muerte de favor consentida.

- Por otra parte nos encontramos ante la opinión de Pío XII(finales del siglo XIX, principios del XX), el cual dio a entender que la voluntad divina de que todos los hombres se salven nos impide pensar que urja la heroicidad que implicaría un supuesto deber de conservar la vida en condiciones particularmente penosas, aun con el necesario recurso a subsidios desproporcionados, dadas las condiciones en que habría uno de coronar su máxima perfección personal, es decir, Pío XII solo postula a favor de que la persona que esté sufriendo y haya cumplido sus deberes morales puede acudir a la anestesia para apaciguar el dolor, pero no admite al igual que la institución de la iglesia en sí la muerte asistida.



- No podemos realizar un análisis sobre el concepto de eutanasia sin tener en cuenta el conceptoeugenesia; concepto estrechamente relacionado con la ideología nazi de la Alemania de Hitler y la creación de la ley de Núremberg.



Este término engloba la mejora de la raza por medio de la eliminación de seres humanos considerados como personas que llevan una vida indigna (enfermos mentales, homosexuales…), para así evitar la herencia genética.Tras aplicar la eugenesia a la población alemana, se aplica para obtener mayor efectividad la eutanasia (es en este periodo cuando comienza a adquirir importancia hasta hoy día), pero a diferencia de cómo entendemos la eutanasia hoy día, en estas décadas no se tenía en cuenta la opinión de la persona afectada.

A pesar de ser un medio utilizado sobre todo en la época de la Alemania nazi, hoy día muchas personas utilizan una serie de diagnósticos prenatales parecidos a este método, con el cual intentan prever posibles enfermedades o malformaciones de su futuro hijo, menos radicales que lo anterior, pero con una finalidad parecida, evitar una nueva vida llena, evitar tener un hijo que dificulte la vida de los futuros padres; llegando a abortar ante una posible malformación del feto, es decir, acabando con la vida de un ser vivo.

Tal y como hemos mencionado anteriormente hoy día la eutanasia está siendo cada vez más apoyada, habiéndose creado ciertas instituciones a favor del proceso; entre ellas cabe destacar:

- La “federación mundial de asociaciones a favor del derecho a morir” (WorldFereration of Rightto Die Societies, 1980): esta asociación se propone conseguir que los médicos y los poderes públicos reconozcan como legítima la voluntad expresada por sus miembros en relación con su cuerpo y su vida, mediante el llamado “testamento vital” o “testamento biológico”, de suerte que les sea respetado un supuesto derecho a elegir ellos mismos el modo y el momento de poner fin a la existencia.

Existe una institución española creada con el mismo fin que la anterior, la cual lleva luchando muchos años por conseguir una serie de derechos a elegir su muerte en el caso de muchas personas que viven su día a día de forma indigna y angustiosa; ésta asociación es la denominada: “Derecho a morir dignamente”.

- Pero también existen ciertas instituciones que nunca han estado ni estarán de acuerdo con la eutanasia, este es el caso de la iglesia católica:

La iglesia católica siempre ha tenido una firme condena contra la eutanasia, tal y como ella lo define, se entiende en su sentido preciso contra este pretendido derecho del enfermo a decidir su propia muerte y proclama que “nadie tiene derecho a esta acción homicida para sí, ni para otro que se halle bajo su custodia; es más, ni siquiera puede consentirla explícita o implícitamente”. Reconoce, por otra parte, un verdadero derecho a la muerte, “pero con esta expresión no debe entenderse el derecho de uno a procurarse por sí mismo o por medio de otro a la muerte cuando se plazca, sino el derecho a morir con serenidad, de acuerdo con la dignidad humana y cristiana. Consideradas así las cosas, el empleo de medios terapéuticos puede suscitar algunos problemas”.

- Por otro lado existen organizaciones o entidades (Vida humana Internacional) que no solo se encuentran en contra de la eutanasia, ya que creen que el sufrimiento es inseparable a la existencia humana; además debido a su ideología y pensamiento, opinan que la homosexualidad es una enfermedad curable, entre otras barbaridades (la mayoría de las organizaciones con este tipo de ideología pertenecen a una ideología católica bastante aferrada a la iglesia).

¿Se debería de tener en cuenta este tipo de opiniones? Todas son respetables, pero quizás no todas sean las más adecuadas para tener en cuenta a la hora de poder llevar a cabo este avance a favor de los verdaderamente afectados.

Desde hace muchos años medicina e iglesia han estado en continuo conflicto científico-moral, debido que para la primera lo más importante es evitar el sufrimiento del paciente y respetar su derecho a elegir el momento de su muerte, en cambio para la segunda, prevalece lo que dios quiere y decide, es decir, si dios no te “premia” con la muerte en el momento que tu quieres y deseas, deber esperar a que él lo haga, mientras el sufrimiento que padeces es una prueba de dios para así hacerte más fuerte, pudiendo solamente sedarte para así pasar tus días con menor sufrimiento.

Estas formas de pensamiento hoy día siguen estando en el punto de mira, pero cada año que pasa, se da un pequeño paso a favor de la eutanasia, dejando a un lado ciertas opiniones que quizás no se consideran que aporten nada al caso, o que simplemente evitan el avance a favor del proceso.

En España existen una serie de leyes que recogen el concepto y proceso de la eutanasia. A continuación ofreceremos la regulación de la eutanasia en el estado español:

- En 1995 el Código Penal abordó por primera vez en la historia legislativa del Estado la regulación de la eutanasia, en el artículo 143: este articulo constituía la eutanasia como un delito grave, es decir, castigaba a toda persona que colaborase en la muerte de una persona que quería morir, a pesar de ser su deseo.



- En el año 2010 a la comunidad andaluza le fue aprobada una ley a favor de la eutanasia: ley 2/2010, de 8 de abril, de derechos y garantías de la dignidad de la persona en el proceso de la muerte.



No solo han sido estas leyes las aprobadas a favor o en contra de la eutanasia, han sido muchos los intentos de que se aprobara una ley a favor de ésta a lo largo de toda la historia, pero en nuestra comunidad no ha sido hasta el año 2010.



'3. 'Aplicación de los criterios morales a casos reales

Ante un caso cualquiera que se pueda dar hoy día en nuestra sociedad, por ejemplo: encontrarse ante la situación de un enfermo terminal que pide la eutanasia, porque está sufriendo, la moral tiene que preguntarse cómo actuar, aquí y ahora, para que el acto humano del morir sea realmente un acto, una actuación, y no un simple padecimiento; para que sea realmente humano y no angelical ni vegetativo; para que sea realmente una muerte, no un suicidio ni un asesinato. Una muerte humana. Y una muerte humanizadora para el moribundo, para su familia y para la sociedad.

Ante la eutanasia, el moralista ha de reflexionar sobre los planteamientos recibidos de una tradición doctrinal. Pero ha de intentar esbozar nuevos planteamientos, con una cierta dosis de libertad y de sencillez, aun aceptando de antemano el riesgo de no acertar:

a) Una metodología tradicional:

Habría que comenzar afirmando que la eutanasia suscita graves objeciones morales. El respeto absoluto a la vida humana constituye un principio fundamental del orden moral. La eutanasia representa un acto en el que se realiza una grave usurpación del valor más alto que existe en el orden de las cosas: el valor de la vida.

Ninguno de nosotros, ni el enfermo, ni su familia, ni los que asisten a su cabecera, dispone de un poder absoluto sobre la existencia, que constituye un don del que hemos entrado en posesión sin colaboración alguna de nuestra parte y que está dotado de unas precisas finalidades que ha de conseguir.

Además existen una serie de circunstancias graves en los que se sugiere con frecuencia que sería mejor recurrir a una muerte por compasión para evitar al paciente sus dolores. Algunos se preguntan si estas circunstancias, la muerte por misericordia no sería solamente una aceleración de la muerte que está ya en proceso de llegar.

Por otra parte si en años pasados se practicó la eutanasia por razones políticas, en nuestros días podía promoverse por razones económicas. Las razones pueden ir desde la superpoblación hasta la longevidad conseguida gracias al progreso de la medicina, hasta la falta de espacio en hospitales. Tras estos argumentos se adivina una concepción de la vida que supervalora la productividad económica para la defensa de la vida. Para esta mentalidad el hombre está muerto cuando no ha comenzado o ha cesado de ser un órgano productivo para la sociedad.

El problema de la eutanasia directa o activa se plantea también en el contexto de la eutanasia eugénica (normalidad, anormalidad). La admisión de este tipo de eutanasia es la señal de una antropología que cataloga las vidas humanas en útiles o inútiles, según su rentabilidad social.

En resumen, la eutanasia activa y directa es considerada por la moral católica como la muerte de un inocente; en ocasiones en contra de su voluntad, lo cual constituye objetivamente un asesinato; y en ocasiones teniendo en cuenta la voluntad del paciente, lo cual determina en el individuo una decisión suicida.

b) Hacia una nueva metodología:

Al intentar reflejar el tratamiento tradicional que la moral católica ha dado a los temas de la eutanasia, nos hemos sentido a veces incómodos con el mismo planteamiento de las cuestiones. Es necesario superar y abandonar ciertas opciones metodológicas precedentes; por ello otros han sabido ir más allá en el intento de postular una nueva ética ante la muerte. Para ello niegan la diversidad entre seres vivos, humanos o no humanos, o bien desprecian como “religiosa” la creencia según la cual el hombre ha sido creado a imagen de Dios. Ni los niños recién nacidos ni los peces son personas, aunque siempre está mal hacerles sufrir. Tal es la conocida opinión de Peter Singer.

Seguramente es necesario optar por un planteamiento que incluya, en su base, la realidad del conflicto de valores. Con razón observa Richard McCormick que el uso de expresiones como libertad, razonable, vida humana, que ponen a la libertad humana como criterio de las decisiones éticas ante la muerte, admite una gradualidad valorativa de la libertad y, de forma implícita, admite como criterio la calidad de la vida por encima de la duración o la cantidad de la vida.

Ahora bien, el conflicto de valores sobre todo cuando se trata de cuestiones capitales como las relativas a la vida, ha de ser sopesado cuidadosamente. Habría que excluir otros criterios valorativos, como el placer, la comodidad, la tranquilidad, y descartar las razones de enemistad que claramente serían reconocidas como tipificadoras de un asesinato. “En las situaciones de la eutanasia y de la adistanasia solamente puede hablarse de un auténtico conflicto de valores cuando entran en juego el valor de la vida humana y el valor del morir dignamente, ya que este valor se enraíza lo mismo que el valor de la vida humana en la totalidad axiológica de la persona”.



'4. 'Conclusión

El problema ético de la eutanasia debería plantearse una reflexión acerca de la vida entera del hombre. Ahora bien, el primer caso en esa reflexión tropieza con una verdad incontestable: la vida es fundamentalmente un don. La vida nos es dada. Por quien sea su origen y su motivación, que también eso dependerá de ideologías previas. Pero la vida es en su raíz un regalo, el único regalo que en verdad recibimos.

Si la vida nos es entregada desde “antes”, desde “fuera” o desde “arriba”, también su sentido ha de ser necesariamente recibido. Es una bella utopía la de procurar “dar sentido” a la propia vida. El mismo regalo de la vida ha de traer consigo las instrucciones para su uso. Su sentido ha de ser buscado. La vida de todo ser humano, individual y comunitaria, es un permanente “adviento” abierto al sentido. De ahí que el hombre nunca pueda juzgar que ya ha encontrado el sentido o que nunca podrá ya encontrarlo; de ahí la intimidad moral y sacrilegio del suicidio.

Pero el hombre tampoco podrá nunca decir que las vidas de sus hermanos están ya cerradas al sentido buscado. Ni podrá imponer a los demás las claves del sentido en la propia vida. De ahí la íntima inmoralidad y profanación que constituye siempre el homicidio.

La práctica de la eutanasia directa incluye la afirmación arrogante de que el hombre o bien crea o impone el sentido de la vida humana, o bien renuncia por sistema a rastrearlo. Justamente ocurre lo contrario en las prácticas distanásicas. Cuando la vida humana deja de ser regalo- y por tanto tarea razonable y esperanzada- constituye una intromisión, justificable a veces y condenable casi siempre, intentar retenerla de modo artificial y violento. El hombre que había de buscar el sentido para su vida, ha de buscar también el sentido para su muerte.

La vida no es una peripecia solitaria. Los hombres ayudan al hombre a buscar y encontrar el sentido para su vida, o lo alejan del camino. El hombre no puede ni debe buscarlo a solas. Ni como hombre ni como cristiano. Pero también la muerte es una aventura que se realiza en compañía. “Ayudar a morir” no puede ser sinónimo de “dar la muerte”. Pero tampoco puede reducirse a una frase vacía de contenido. Los hombres mueren “su muerte” cuando la asumen desde el amor a los suyos. Mas los hombres ayudan al hombre a morir “su” muerte cuando le ofrecen razones para la confianza y la serenidad, la entrega y la esperanza. Desde la cercanía humana o desde la cristiandad.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar